Teatro Breve: 6 pasos para sacar una idea

Muchas personas nos preguntan cuál es el proceso para crear cada cosa que hacemos o cómo mantenemos la creatividad en ON para cada show. Aunque no tenemos una fórmula mágica, aquí les contamos 6 cosas que nunca faltan.

1- Reuniones creativas Como grupo, el primer reto es lograr que todo el mundo esté disponible para una reunión. El trabajo en equipo es un arte que fuimos dominando con el tiempo, reconociendo nuestras fortalezas, debilidades y siempre tratando de no cogerlo personal si alguien te dice que tu idea es una mier... Muchas veces es una “charrería”, pero aprendimos que todo lo que se diga puede ser utilizado a nuestro favor. Así que por más charra que sea una idea, no la descartamos del todo porque al final puede ser lo que nos resuelva la historia.

 

 

2- Ideas Si nos preguntan de dónde sacamos las ideas, no tenemos una respuesta clara. Muchas de nuestras reuniones comienzan hablando de lo que sea. Alguien cuenta que vio una manifestación pacífica de camino a la reunión y eso de repente le recuerda a otra persona algo que leyó o escuchó (probablemente en un meme o una canción de trap). Eso a su vez tiene que ver con una serie nueva de Netflix que alguien empezó a ver sobre nuevas tendencias sexuales y así se va complicando y convirtiendo en un posible sketch donde la historia puede acabar siendo sobre un personaje que se propone hacer un movimiento entre la comunidad poliamorosa de la isla para que se considere a Bad Bunny como el próximo Gobernador de Puerto Rico.

 

 

3- Personajes Pensar en todas las posibilidades de personajes para nosotros interpretar, cómo habla y camina o a qué se dedica, es una de las partes más divertidas de crear un show nuevo. Sin embargo, escoger nuestros invitados especiales es nuestra parte favorita del proceso. Mientras más random sea el invitado, mejor. Así hemos conseguido colaborar con artistas como Walter Mercado, Iris Chacón y otras loqueras. Se puede volver complicado explicarle a un invitado de qué se trata su intervención, pero siempre van a todas con nosotros. En algún momento hicimos una obra en una nave espacial y tuvimos que explicarle a Cosculluela su intervención en la que interpretaba un Villano alienígena que pretendía exterminar la raza humana. Verlo repasar su parlamento sin entender casi nada de lo que estaba pasando… wow.

 

 

4- El libreto Una vez la idea está más clara, procedemos a trabajar en el guión. Es la parte más difícil, a veces las ideas no son tan buenas cuando se escriben como cuando las escuchamos por primera vez. El reto es poner toda la información en un documento y establecer una estructura. De quiénes se trata la historia, qué les pasa y cómo lo van a resolver. Una vez leemos el documento, cambiamos todo lo que no nos gusta, añadimos todo lo que se nos ocurrió nuevo y a veces acabamos con una historia totalmente distinta a la original, pero también muchas veces es una mejor idea.

 

 

5- Ensayos En los ensayos se edita el libreto. Montamos las escenas tratando de hacernos reír entre nosotros mismos y así vamos viendo lo que funciona o no. Los mejores chistes de nuestras presentaciones surgen jugando e improvisando en los ensayos o incluso durante las funciones. La última función de un espectáculo suele ser súper distinta a la primera porque la pieza continúa cambiando mientras la vamos haciendo.

 

 

6- El Final Casi nunca tenemos un final o un buen final. Normalmente el final surge en el ensayo general o hasta el mismo día del estreno. Hay piezas en que tratamos diferentes finales mientras está en cartelera hasta que encontremos el que más funciona. Para nosotros es importante porque es el momento con el que el público se va de la sala y evalúa verdaderamente si valió la pena pagar la entrada. Como uno de nuestros propósitos principales es entretener, tendemos a inclinarnos hacia una versión absurda o improbable de la realidad. Lo que lleva a mucha gente que sale de nuestros shows a decir: "¿Qué diablos se habrá metido esta gente?".

 

foto de autor
Por Teatro Breve